Nenitas

Nenitas

Yo no quería ser una niña, yo quería ser un pescador

Nenitas Sylvia Aguilar Zéleny Nitropress, 2013
Nenitas
Sylvia Aguilar Zéleny
Nitropress, 2013

1.- ¿Qué es una sutura?

La Real Academia Española la define como la costura con que se reúnen los labios de una herida. En el caso de las dieciséis protagonistas de Nenitas, las heridas que las aquejan pueden ser visibles o invisibles. Las manifiestas son tan concretas como la muerte, la violencia, la enfermedad o el duelo. Las subrepticias son oblicuas: un ligero síntoma, una secuela, un hábito, una manera de narrarse a sí misma.

Los cuentos de Sylvia Aguilar Zéleny son la clase de costura que zurce los bordes ficcionales de personajes que han sido rotos por sí mismos o por los otros, pero que al mismo tiempo tienen la capacidad de diseccionar las propias fracturas para poder llevar a cabo una reconstrucción de los hechos. Las Nenitas de Aguilar Zéleny reúnen sus jirones y los remiendan, en tanto les sea posible dadas sus circunstancias, a través de procesos como el autoescrutinio, la memoria/registro y la catarsis, aunque no siempre sean los más políticamente correctos.

2.- Somos una familia de monosílabos

A veces, para poder confeccionarse a sí mismas, las Nenitas rasgan, quiebran o trastocan su entorno. Las hay que hurtan la inminencia al llevar un registro fotográfico de la colección de ausencias que supone un nomadismo ínsito. Las hay que, usando un patio de recreos como tribunal, ejercen justicia con una lonchera de la Barbie en la mano. Hay, por una parte, las que agazapadas en el rincón de sus ocho años bregan en el bullicio de una fiesta familiar mientras juzgan a sus padres y avizoran el disfuncional futuro que les depara, y por otra, las que deben engullir enormes platos de infinita comida que parece multiplicarse a medida que las cucharadas avanzan hacia el paladar -ambas con las ochenteras pistas musicales de Marisela o Lupita D’Alessio como música de fondo-. Están también las que desearían haber sido tragadas por el mar y las que sólo se encuentran a sí mismas en el oscuro y secreto deseo de lanzarse desde el trampolín de una alberca. También (des/re)aparecen las que han sido fragmentadas por un padre enfermo o una madre muerta, es decir, las que han convertido cuartos de hospital en campos de batalla, las que han erigido en los objetos cotidianos un memorial para enumeración de lo perdido. Las hay que sus nombres y sus vidas comienzan exactamente con la misma letra y, quizá precisamente por ello, están signadas a llevar una doble vida paralela. Las hay que suelen dormir en los sitios más insospechados como si el lugar del sueño y el lugar de la huida fueran una y la misma cosa.

3.- Me gusta cómo la cámara atrapa un momento justo antes de que desaparezca

Esto es ficción. Los nombres, personajes, lugares e incidentes son productos de la imaginación del autor dice, en el cuento El día que murió papá, Sylvia-Cynthia, quien es protagonista, al tiempo que narradora y versión ficcionalizada de sí misma. En Nenitas, libro que en 2012 recibió del Instituto Sudcaliforniano de Cultura el Premio Regional de Cuento Ciudad de La Paz, Sylvia Aguilar Zéleny explora los vasos comunicantes entre la infancia, adolescencia a incluso la vida adulta de mujeres con historias cotidianas que las colocan en situaciones límites. Lo hace con un lenguaje que en ocasiones se cuestiona a sí mismo: También sé que debo decidir si voy a usar una “p” o una “P” cada vez que lo menciono. Las letras, también, se resisten. Un lenguaje que, por momentos, se aproxima a lo confesional, a lo episódico y, de igual manera, se permite jugar con el elemento gráfico del texto: la versión del diario íntimo, la secuencia del reporte y la redacción telegráfica, la yuxtaposición de distintas tipografías que convergen en la misma caja.

Una película corre en mi mente. Estoy ahí, tengo ¿diez, once años? Todas las nenitas de Aguilar Zéleny parecen haber extraviado algo que tuvieron o que pudieron haber tenido. Esa película que corre es la evidencia de lo que se les ha ido. Esa película es lo que Sylvia nos revela en su escritura.

Por Sara Uribe

Advertisements

One thought on “Nenitas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s