Migas con huevo

“Would you hold my hand
If I saw you in heaven?
Would you help me stand
If I saw you in heaven?”

“Tears in heaven”, Eric Clapton

 

Hay días en los que el pasado sabe a migas con huevo y luce como una vitrina tapizada con calcomanías de Los Picapiedras. Otras veces es un borrador con aroma a chicle o bolígrafos con olor a uva y fresa. Al pasado en ocasiones lo recubre el halo misterioso de algunos lugares. Como ese cuarto al fondo del pasillo en casa de mi abuela: el cuarto de mi tía, que era como una casa adentro de la misma casa. Un mundo en otro mundo. Una matrioshka.

Tenía cinco años y para mí no existía más belleza que la de mi tía —su cara ovalada, sus ojos grandes, sus pestañas largas— ni más bondad que la de la abuela —sus bromas, sus  migas con huevo o sus moros con cristianos—  ni más amor que el de mi madre —su voz, sus abrazos, su compañía—. Pero ni toda la belleza ni toda la bondad fueron eternos.

La belleza desapareció el día en que el corazón de mi tía se sumó al ritmo del viento que mecía las ramas de los árboles, y así el reflejo de su belleza tocó el verde de las hojas y el color se volvió aún más intenso.

Con la bondad la historia fue un poco distinta.

Sucedió años después, una tarde en la que me encontraba lejos. La bondad comenzó a desvanecerse al tomar una llamada en la que me pedían que regresara de Monterrey lo antes posible: tu abuela se puso mal. Y desapareció por completo cuando esa vecina me encontró bajando del autobús y se ofreció a llevarme a casa para luego, con ese lenguaje de vocales casi ausentes que usamos al no saber si hablar sea apropiado, decirme: siento mucho lo de tu abuela.

Fue entonces cuando mi corazón, en el que ya vivía la belleza de mi tía, dio albergue a la bondad de la abuela y el pasado me supo por primera vez a migas con huevo.

A veces pasa que el presente se convierte en pasado de golpe y se nos clava en el pecho para habitarnos por siempre.

Alisma De León

Advertisements

One thought on “Migas con huevo

  1. A mí, el pasado me sabe a café con leche. A escondidas de mi mamá, en complicidad con mis abuelos.
    Gracias por recordármelo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s