La versatilidad de mi estrés o eso me pasa por leer a deshoras

Esta entrada tiene un trasfondo serio, aunque no lo parezca. Y es que el estrés en mi vida desde hace tiempo llegó para quedarse. Reconozco que es versátil: toma la forma de ronchas en mi espalda, diminutos puntos blancos en mis brazos, palpitaciones, migraña, dolor de estómago, pero lo peor es cuando me hace perder el sueño.

Y es terrible no sólo porque la alarma dictadora sonará haya dormido o no sino porque, además, con el paso de los días se me acentuarán los círculos negros en los ojos y encima de estresada, me veré (más) cansada, ojerosa y con las ilusiones desfiguradas.

Admiro sobremanera a esas personas que van por la vida con la seguridad reflejada en todo el cuerpo. Imagino que la naturaleza les dotó de un temperamento tal que toman cualquier decisión sin inmutarse y de esa forma van escalando peldaños con la agilidad de un atleta olímpico.

Las últimas noches el estrés me ha pegado en la manera de un repentino y asfixiante insomnio pero fue justo antenoche –a eso de las tres de la mañana y después de haberme leído todo mi timeline en twitter y haber diseminado algunos likes y RT– que me puse a leer acerca de la forma en que se supone debemos manejar el estrés.  Encontré un listado que, afirmaba, ayudaría a reducirlo.

Primero me aconsejaba reconocer  las cosas que no puedo cambiar y evitar las situaciones estresantes. Lo de reconocer las cosas imposibles de cambiar estaba bien, pero ¿cómo se evitan las situaciones estresantes? Pensé que para eso sería necesario vivir en una isla desierta y luego me dije que ni siquiera ahí porque con mis escasas habilidades para la supervivencia, ¿qué tal que azota un huracán de repente? Porque sin wifi y aplicación del Wheater Channel que me avise, ¿cómo me aviento a la tarea de prepararme con víveres de los árboles más cercanos? Después recomendaba seguir una rutina de ejercicio y pensé que eso sí podía hacerlo (incluso lo he hecho), luego recordé mi horario de trabajo, la casa, los niños, mis actividades extra curriculares y todas las otras razones que me llevaron a abandonar la caminadora. El artículo también me pedía que le dedicara tiempo a las cosas que disfruto. ¡Y yo lo hago!, casi grito ilusionada, pero luego me di cuenta que con mi rol de vida, en mi tiempo libre siempre debo escoger entre hacer lo que disfruto, comer o dormir (incluso últimamente me siento a comer en la barra de la cocina mientras veo un capítulo de mi serie de Netflix en el celular).

Entonces, ¿cómo me las arreglo para que mi cuerpo aguante sin dormir y así usar ese tiempo libre de no dormir en realizar lo que me gusta? Cómo explicarle al autor que si encima en el siguiente punto me recomienda dormir más, ahora sí me voy de espaldas porque si hago a plenitud lo que me gusta, no duermo y si duermo, sólo medio hago lo que me gusta.

Mejor dejé de leer, me levanté dándome de tropezones en la oscuridad, fui al baño, prendí la luz, me vi a la cara y me dije que más me valía empezar a amar mis ojeras –o comprarme un buen corrector para las mismas– y seguir trabajando en mejorar mi carácter, porque seamos sinceros, con este tipo de recomendaciones, ¿para cuándo les gusta una vida sin estrés?

Alisma De León

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s