Tardes de sol

Es en el Tiempo Muerto donde se repite la mirada,
donde las cosas retoman el nombre de una falta.
Es como la piel que muestra, sin presunción, una huella,
un lunar, una mancha, tal vez ya vista,
pero de nuevo retomada por el asombro.
Algún resabio queda de las olvidadas tardes de sol.
H.C.M.

Y lo vuelvo a leer: es bello tener lazos, pero no siempre son conexiones.

De pronto conozco nuevas personas, nuevos horizontes, modos distintos de estar y contemplar el mundo. Yo misma me transformo en medio de esas novedades, me despojo de las palabras e intento sentir la vida vibrante en los objetos y las imágenes que ellos, los otros, se van apropiando:

            -entonces éramos jóvenes y las noches se nos iban en el encanto de estar juntos. Ahora volvemos al sitio de la fiesta, lo que es como volver el tiempo atrás pero con los años encima: uno no sale ileso de estos encontronazos con la memoria…

            .entonces yo era un niño, sólo un niño, abierto al asombro de los seres magníficos y las coincidencias, de las cacerolitas de mar y las piezas de barro. En ese entonces, el regreso a este sitio era el encuentro inconmensurable con el mar y el verano; nunca el destino ni la despedida, nunca la vida ni sus amores inciertos, ni sus fracasos…

            ~entonces yo era muy pequeña, pequeñita, y para mí la verdadera felicidad se traducía en agua: en todas las fuentes me transformaba en pez y en alga, en ola y espuma, en vida líquida… pero ahora, aquí, frente a esta visión de manantiales posibles, recuerdo de súbito que había olvidado por completo mi vocación por el agua, supongo que de esto se trata envejecer.

            *entonces yo también era pequeña y creía que el mundo entero se reducía al trópico, al sol implacable filtrado entre palmeras, a los huracanes indolentes del verano, a la fragilidad de las casas y las cosas nuestras… Ahora sé que no todo es trópico y que la fragilidad no es exclusiva de las casas y las cosas nuestras, sino que es condición inherente a la vida y a los asuntos que alguna vez pasaron por el corazón…

Y lo recuerdo otra vez, como si de una cita impostergable se tratara: es bello tener lazos, pero no siempre son conexiones… De entre todas estas historias voy sacando, uno a uno, los hilos que van tejiendo la belleza del encuentro y la posible conexión. Me apropio del recuerdo ajeno y me renuevo a través del asombro, algún resabio quedará de estas tardes de sol.

 

Karla Marrufo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.