La casa de las aves

—Cuando pases por esa calle nunca voltees a buscar las aves— alcancé a oír que comentaban unas señoras que caminaba frente a mí.

Por más que apresuré el paso no logré escuchar el porqué de aquella particular instrucción. Era uno de esos días ventosos, la tierra me obligó a cerrar los ojos y perdí de vista a las mujeres. Al fin llegué a la tienda, compré las cocas y me fui a casa de María.

Tenía años de no visitarla y muchas cosas de qué hablar, pero no podía quitarme de la cabeza a las aves. Mientras comíamos, le pregunté si por casualidad sabría a qué se refería aquella mujer. Ella, después de recordarme que nunca se me quitará lo curiosa, me aseguró que no tenía idea, que la gente de ese barrio era muy rara y que ella mejor no cruzaba palabra con nadie.

Al llegar la noche, salí a caminar. La luna de octubre se ocultaba traviesa entre las nubes, las lámparas olvidadas apenas y prendían de manera intermitente. Un trinar de aves llegó de una de las calles. Caminé guiada por aquel sonido. A cada paso sentía su canto más cercano y embriagante. Por fin lo encontré. En la terraza, una de las casas tenía jaulas con las aves más hermosas que jamás hubiera visto. Sus plumajes de colores brillantes y su canto me envolvían, la puerta estaba entre abierta y me invitaba a pasar. Sin pensar en nada entré. Al fondo había una jaula vacía. Ya dentro de la casa todo cambió. Me adentré un poco más y encontré aves negras. El canto se convirtió en chillidos abrumadores, insoportables. Quise volver, me obligué a dar la vuelta, a buscar la salida. La puerta ya estaba cerrada. Recordé la conversación de las mujeres: “Cuando pases por esa calle nunca voltees a buscar las aves”. Demasiado tarde.

María aún me busca desesperada. Por más que canto no alcanza a escucharme.

Por Velia Banda

@bruujita_

Velia Banda (Reynosa, 1984). Narradora. Participó en el evento “Cuentos de Media Noche y Canciones de Madrugada” en la Casa de la Cultura de Reynosa en Febrero de 2012 y participó en Lectura de Atril “Desde mi visión” Casa de la Cultura de Reynosa en Abril de 2013.

Advertisements